domingo, 24 de marzo de 2013

Pánico Bancario (diferencias EEUU <> UE)

El domingo, tras un mes de pánico bancario en el que los ciudadanos retiraban hasta el último céntimo de sus cuentas, el Presidente proclamó una suspensión de todas las operaciones bancarias para los próximos cuatro días.


Al día siguiente las bolsas también cerraron.

El jueves (tras esos cuatro días), el cierre fue ampliado a tres días más. Los ciudadanos, en lugar de reaccionar con pánico y horror al cambio de planes, esperaron a ver el Plan del Presidente.

El domingo, tras siete días de cierre bancario, el Presidente se dirige a la Nación: "Puedo aseguraros que es más seguro tener el dinero en los bancos reabiertos que debajo del colchón".

Al día siguiente se sucedían las colas en los bancos para volver a ingresar el dinero retirado durante el pánico del mes anterior.

Este brevísimo resumen tiene poco que ver con Chipre o con cualquier otro estado Europeo. Tampoco es una profecía sobre que sucederá próximamente. No, es historia, es Marzo de 1933 en Estados Unidos y el Presidente era Franklin Delano Roosevelt.

Podéis aprender más sobre ese episodio (poco conocido, creo) de la historia de EE.UU. en la Reserva Federal: aquí. Lo encontré gracias a un anónimo en TMM. Teniendo en cuenta la actual actualizad (!) es una lectura realmente útil.

Si lo mismo sucede en Europa ya veremos. El enlace de arriba analiza las diferentes cosas que se sucedieron en 1933 que motivaron esas colas "para devolver el dinero" y una de ellas, crucial, era la garantía "moral" de que el Gobierno iba a cubrir las pérdidas, no había depósitos garantizados "como ahora" sino que "se creía" que el Gobierno asumiría esa garantía llegado el caso.

Hasta hace una semana en Europa esa garantía la teníamos y ahora ya no está claro que así sea. EE.UU. daba la sensación de que "pase lo que pase aquí nadie perderá sus ahorros" aunque no lo dijera en ninguna Ley. En Europa, ahora, la Ley dice que nadie perderá un duro y nadie se lo cree.

Dejando de lado que la "talla" de los líderes de ahora no parece ser comparable a la de los de "entonces" (aunque la Historia siempre los hace parecer mejores con el tiempo, como el buen vino).